¿Qué obligaciones se deben tener en cuenta al vender una vivienda de segunda mano?

¿Alguna vez te has preguntado cuáles son las responsabilidades que recaen sobre el vendedor al transferir una vivienda de segunda mano? Si estás planteándote esta situación es importante que conozcas las obligaciones que implica este proceso. En este artículo, desglosaremos las claves de lo que implica ser un vendedor de una vivienda de segunda mano.

Obligaciones de un vendedor para una vivienda de segunda mano

1. Revisa la propiedad

Vender una vivienda de segunda mano va más allá de colocar un letrero de «Se Vende» en el patio. Implica una serie de obligaciones que los vendedores deben cumplir para asegurar una transacción legal y sin contratiempos. Lo primero de todo, antes de lanzar tu vivienda al mercado, es importante que realices una revisión completa de tu propiedad y compruebes que está en buen estado.

2. Comprueba la capacidad financiera de tu comprador para tu vivienda de segunda mano

Como vendedor, es fundamental verificar con prudencia la solidez financiera del potencial comprador antes de proceder con la transacción inmobiliaria. Solicitar detalles sobre su situación económica actual, incluyendo ingresos, ahorros, y deudas pendientes, así como realizar una exhaustiva revisión de su historial crediticio, constituyen pasos esenciales para evaluar su capacidad para adquirir la propiedad.

Una vez confirmada la idoneidad financiera del comprador, se facilita la continuación del proceso de venta con mayor seguridad y confianza. Esta diligencia contribuirá a asegurar una transacción exitosa y a mantener la integridad del proceso inmobiliario de segunda mano.

3. Aporta la siguiente documentación al comprador

Cuando un vendedor se dispone a poner en el mercado una vivienda de segunda mano, es esencial contar con la documentación pertinente para facilitar y agilizar el proceso de venta. A continuación, se detallan los documentos que comúnmente se requieren:

  • Escrituras de propiedad: Este documento acredita la titularidad del inmueble y su descripción legal.
  • Nota simple del Registro de la Propiedad: Proporciona información actualizada sobre la situación jurídica del inmueble, como posibles cargas, hipotecas u otras limitaciones.
  • Cédula de habitabilidad y certificado de eficiencia energética: La primera verifica que la vivienda cumple con las condiciones mínimas de habitabilidad, mientras que la segunda evalúa su eficiencia energética.
  • Recibos de pagos: Es fundamental contar con recibos que acrediten estar al día en los pagos de impuestos, tasas, gastos de comunidad y otros relacionados con la propiedad.
  • Certificado de deudas comunitarias: Emitido por la comunidad de vecinos, este certificado indica si el vendedor tiene deudas pendientes de pago relacionadas con los gastos comunitarios.
  • ITE si la finca tiene más de 45 años.

4. Revisa el contrato antes de vender tu vivienda de segunda mano

Echar un vistazo al contrato de compraventa se convierte en un eslabón indispensable durante el proceso de venta de una vivienda de segunda mano. Es crucial asegurarse de que el contrato abarque minuciosamente todos los pormenores relevantes de la propiedad, desde los plazos de entrega hasta los detalles de pago, pasando por las cláusulas de cancelación y cualquier otra información vital.

En Aincat podemos ayudarte a elaborar este contrato y a reunir toda la documentación necesaria para que la firma del contrato de compraventa sea con la mayor seguridad posible y se haga de forma correcta.

Vender vivienda de segunda mano

5. Cumple con las obligaciones legales

Como vendedor, estás sujeto a diversas obligaciones legales que requiere cumplir de manera rigurosa durante el proceso de venta de una vivienda de segunda mano. Estas responsabilidades tienen como finalidad salvaguardar los intereses tanto del comprador como del vendedor, asegurando que la transacción se lleve a cabo conforme a la legislación vigente.

Es imperativo que proporciones al comprador información detallada acerca de cualquier limitación o restricción legal que pueda afectar a la propiedad, tales como limitaciones urbanísticas, cargas, hipotecas o embargos.

6. Conserva tu vivienda de segunda mano hasta el momento de la entrega

Como vendedor, es tu responsabilidad preservar la integridad de la vivienda hasta que se concrete la transferencia de propiedad al comprador. No puedes realizar modificaciones sustanciales ni cederla en alquiler sin el consentimiento expreso del comprador, y está prohibido permitir la ocupación o uso por parte de terceros sin autorización. En caso de incumplimiento de estas obligaciones, el comprador podría exigir una compensación por los daños y perjuicios derivados de dichas acciones.

7. Una vez firmada la escritura de compraventa…

Llegado a este punto el vendedor deberá hacer entrega de las llaves de la vivienda formalizando así la posesión efectiva del inmueble. Asimismo, al entregar las llaves, el vendedor se desvincula de cualquier responsabilidad respecto a los gastos y tributos asociados a la vivienda, tales como el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI), las cuotas de la comunidad de propietarios, los suministros, entre otros.

Es importante que tengas en cuenta que el comprador desde la entrega de llaves tiene 6 meses para reclamarte cualquier vicio oculto que presente la vivienda y no haya sido advertido previamente. Dada esta situación, el comprador podría reclamar una indemnización por los daños y perjuicios sufridos.

Si deseas más información sobre otros aspectos, estos artículos pueden interesarte: ¿cuáles son los gastos de vender una vivienda?, vivienda habitual, ventajas de contratar un agente inmobiliario o vender un piso sin ITE.

Si tienes más dudas o necesitas asesoramiento para cualquier consulta no dudes en ponerte en contacto al 667 649 494 o mediante correo en viladecans@aincat.com y te atenderemos encantados.