Vender vivienda a partir de los 65 años

¿Qué beneficios tiene vender un inmueble a partir de los 65 años?

Una vez pasada la barrera de los 65, la pregunta que más nos realizáis cuándo queréis vender vuestro inmueble es sobre los impuestos: ¿Cuáles debo pagar? ¿Cuáles no? En este artículo te detallamos aquellos que estarás obligado a pagar y aquellos de los cuales estarás exento. ¡Presta atención!

La venta de una propiedad implica asumir una serie de gastos e impuestos, sin embargo, los mayores de 65 años tienen una serie de beneficios fiscales que pueden ayudar a disminuir la cantidad final a pagar por la venta de la vivienda.

Si este es tu caso estarás sujeto a una normativa diferente, eso sí, solo en caso de que la vivienda que se venda sea la habitual y el propietario esté empadronado en ella, o sea, se debe residir de forma efectiva, lo que quiere decir que tiene que ser la vivienda habitual durante al menos 3 años.  No obstante, se entenderá que la vivienda tuvo el carácter de habitual cuando, a pesar de no haber transcurrido dicho plazo, se produzca el fallecimiento del contribuyente o concurran otras circunstancias que necesariamente exijan el cambio de domicilio, tales como celebración de matrimonio, separación matrimonial, traslado laboral, obtención del primer empleo, o cambio de empleo, u otras análogas justificadas.

En este caso, y además en caso de personas en situación de dependencia severa o de gran dependencia de conformidad con la Ley de promoción de la autonomía personal y atención a las personas en situación de dependencia [Ley 39/2006, de 14 de diciembre], no se deberán pagar impuestos en concepto de incremento de patrimonio, tal y como lo indica el artículo  33.4.b) de la Ley 33/2006, de 28 de Noviembre, del Impuesto de la Renta de Personas físicas, si bien la operación se debe declarar en el IRPF.

Si ese no es el caso, el IRPF debe pagarse únicamente en aquellos casos en donde se produjo una ganancia patrimonial. Son las operaciones en donde el precio de venta del inmueble fue superior al precio de compra original. Su declaración se realiza a año vencido, es decir que si vendiste tu piso en 2021 deberás declararlo en la declaración de la renta del 2022, salvo que se utilice ese dinero para una renta vitalicia de un máximo de 240.000€

Lo que la reforma establece es que las ganancias patrimoniales que tengan los mayores de 65 años estarán exentas de pago hasta un beneficio de 240.000 euros.

Eso sí, deberás tener en cuenta la letra pequeña: el vendedor tiene que ser propietario de pleno dominio del inmueble, aunque éste sea compartido ya que puede suceder que la vivienda que se venda sea propiedad de dos personas y que los dos no sean mayores de 65 años, sino que sólo uno de los dos cumpla con ese requisito al momento de la venta, en este caso, la ganancia patrimonial exenta del IRPF será solo la mitad de la misma.

Si has obtenido beneficios en la operación, tendrás que liquidar el impuesto de la Plusvalia Municipal, en ese caso en Aincat podemos ayudarte a calcular el importe.

Desde Aincat, aconsejamos igualmente que nos consultes tu caso concreto para asegurarte ya que la casuística puede llegar a ser muy amplia. Por eso, tenemos un equipo de profesionales especializados que podrán guiarte en tu venta en todo lo que necesites.

Quizá pueda interesarte: