El concepto de vivienda habitual y por qué es tan importante

Si estás buscando información sobre vivienda habitual, probablemente te estés preguntando qué es exactamente y por qué es importante. En este artículo, te explicaremos todo lo que necesitas saber sobre este concepto clave para los propietarios de viviendas.

Vivienda habitual

¿Qué es la vivienda habitual?

Es aquella en la que una persona reside de manera habitual y permanente. Debes estar viviendo en ella al menos durante 3 años. Esta vivienda suele estar ubicada en el lugar en el que se trabaja o en el que se tiene la mayor parte de las relaciones personales.

¿Por qué es tan importante?

Tener una vivienda de este tipo tiene varias ventajas. En primer lugar, permite acceder a una serie de beneficios fiscales y legales, como la exención en el pago del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) por la venta de la vivienda habitual o la posibilidad de solicitar una hipoteca con mejores condiciones.

Además, es un lugar de residencia permanente, lo que permite establecer un hogar, una rutina y una vida social en el entorno cercano. También es un lugar de refugio y seguridad, que proporciona estabilidad emocional y económica.

Si estás buscando un hogar para vivir, en www.aincat.com puedes encontrar un amplio repertorio que se ajuste a tus gustos y necesidades, ¡nos esperes más y encuentra la vivienda de tus sueños!

Vivienda

¿Cómo se determina la vivienda habitual?

Se determina por varios factores, como la residencia efectiva, la intención de residir de manera habitual y permanente y la ubicación de la mayor parte de las relaciones personales y laborales. En caso de tener varias viviendas, se considera que la vivienda habitual es aquella en la que se reside durante un mayor número de días al año. También se puede tener en cuenta el lugar en el que se empadrona la persona o el lugar en el que se encuentra la mayor parte de los bienes muebles.

Beneficios fiscales por tener una vivienda habitual

Existen algunos beneficios que pueden interesarte:

Si compraste tu casa antes de 2013 y aún estás pagando la hipoteca, podrías deducir un 15% del dinero que has destinado al pago del préstamo hipotecario, con un tope máximo de 9.040€ al año. Pero debes tener en cuenta que esta deducción ya no aplica para viviendas adquiridas a partir de 2013, aunque eso no es todo, si has realizado mejoras o adaptaciones en tu vivienda para adecuarla a una condición de discapacidad, podrías deducirte hasta un máximo de 12.080€. Esta deducción podría ayudarte a reducir tus impuestos y a ahorrar dinero.

Residencia habitual

¿Qué sucede si se alquila o se utiliza como segunda residencia?

Si se alquila o se utiliza como segunda residencia, pierde la condición de vivienda habitual y, por lo tanto, no se pueden aplicar los beneficios fiscales y legales que conlleva tener una vivienda de este tipo.

  • En el caso del alquiler, el inquilino no puede deducir la renta del alquiler en la declaración de la renta y el propietario no puede disfrutar de la exención por la venta de la vivienda habitual.
  • En el caso de utilizar la vivienda como segunda residencia, no se puede aplicar la exención por la venta de la vivienda habitual, ya que no se trata de la residencia efectiva.
Vivienda habitual en la declaración de la renta

¿Cómo afecta la vivienda habitual  a la declaración de la renta?

Lo cierto es que tiene una gran importancia en la declaración de la renta, ya que permite aplicar una serie de deducciones y exenciones fiscales como bien hemos comentado anteriormente.

En general, las personas que la tienen pueden deducir los gastos de hipoteca, como los intereses y la amortización, así como las obras de mejora realizadas en la vivienda.

Además, en caso de venderla, se puede aplicar una exención en el pago del IRPF. Esta exención es del 100% del beneficio obtenido en la venta de la vivienda, siempre y cuando se reinvierta el importe obtenido en la adquisición de otra vivienda habitual en el plazo de dos años. Echa un vistazo a este artículo si quieres libérarte del IRPF.

¿Qué ocurre si no se reinvierte el beneficio de la vivienda habitual?

En caso de no reinvertir el beneficio obtenido en la venta en la adquisición de otra vivienda habitual, se deberá pagar el impuesto correspondiente por la ganancia obtenida en la venta. Sin embargo, existen ciertas excepciones y circunstancias que permiten aplazar o reducir el pago de este impuesto. En este artículo de “Aspectos que debes tener en cuenta para declarar la venta de una vivienda en 2022” te aportamos información que te resultará interesante.

Dicho esto, te recomendamos siempre consultar con un asesor fiscal para conocer las opciones vigentes y disponibles en cada caso. En Aincat contamos con un equipo de profesionales que puede asesorarte en lo que necesites. ¡Contáctanos!

Diferencia entre residencia habitual y vivienda habitual, ¿son lo mismo?

La residencia habitual es el lugar en el que una persona vive de manera habitual y permanente. A diferencia de la vivienda habitual, la residencia habitual no está necesariamente vinculada a la propiedad de una vivienda, sino que puede ser una vivienda alquilada o cedida.

Estos dos conceptos suelen estar relacionadas, ya que, en la mayoría de los casos, la vivienda habitual es también la residencia habitual. Sin embargo, pueden darse casos en los que la residencia habitual no coincide con la vivienda habitual, como cuando se vive en una vivienda alquilada o cedida.

¿Cómo demostrar la condición de vivienda habitual en el IRPF?

Para demostrar la condición en el IRPF, es necesario aportar documentación que acredite la residencia efectiva en la vivienda durante al menos tres años. Esta documentación puede incluir facturas de suministros, certificados de empadronamiento, contratos de alquiler, etc.

Esperamos que este artículo te haya resultado útil y te ayude a resolver tus dudas. Para cualquier consulta contacta con nosotros al en este enlace o puedes contactarnos en el 667 649 494 o mediante correo en viladecans@aincat.com. ¡Te atenderemos encantad@s!

Estos artículos pueden interesarte: